miércoles, 22 de octubre de 2014

TRASTORNO DE PERSONALIDAD...NARCICISMO



ESFERA PSICOLÓGICA.
TRASTORNO DE PERSONALIDAD...NARCICISMO
Como lo indica el nombre, las personas narcisistas se preocupan en exceso de sí mismas. Manifiestan un patrón de grandiosidad a través de la fantasía o de la conducta. Sus conocidos los describen como personas arrogantes y jactanciosas. Menos del 1% de la población sufre de este trastorno.
Grandiosidad
Las personas con este trastorno no sólo creen que son superiores a las demás sino que también se sienten especiales y excepcionalmente únicas. Piensan que tienen derecho a ser tratados de manera especial por ser quiénes son. Pueden envidiar a otras personas al tiempo que creen que otros los envidian a ellos. Pueden exagerar sus logros y talentos.
Necesidad de admiración
Las personas con este trastorno buscan constantemente la admiración, adulación y refuerzo de parte de los demás. Pueden ser ambiciosos, pero no ambicionan el éxito, sino la admiración y la fama.
Falta de empatía
Las personas con este trastorno tienen buenas destrezas sociales al comenzar las relaciones sociales. Pueden ser muy encantadoras con el fin de ganar la admiración de otras personas. Sin embargo, se concentran tanto en sí mismas que no logran sentir empatía por los demás.
Preocupación por lo fantástico
Las personas narcisistas sueñan frecuentemente con la fama y la fortuna.
Expectativas excesivamente altas
Cuando estas personas no logran alcanzar las metas que se han fijado a sí mismas, se sienten intensamente fracasadas, lo cual les produce a su vez sentimientos de vergüenza e inutilidad. En general, responden furiosamente a las críticas.
Clínicamente se presenta en toda psicopatología y normalidad, pero es detectado más claramente en las que Freud llamó en un primer momento "neurosis narcisísticas", fundamentalmente en las parafrenias (esquizofrenias) y en la melancolía.
Alteraciones marcadas por un déficit en relación al Alter (Otro) simbólico, que es manifestada por lo que se denomina regresión, o sea una vuelta torsionada sobre lo anterior en estados que aparentemente fueran superados por el recorrido libidinal.
1. En las esquizofrenias: se destaca la pérdida del interés por el mundo circundante, y en forma más evidente en los estados catatónicos, donde se dan en el marco de un mutismo: negativismo y abolición de la función de la palabra, generalmente acompañada de inhibición motora. Al acto regresivo, el sujeto torna todo su ser hacia una indefensión tal que le impide alimentarse por sus propios medios.
También pueden observarse ideas delirantes místicas o megalómanas, o bien eróticas, en donde los objetos ya no son recreados en la fantasía, sino "alucinados" en lo real. La posibilidad de anexar palabras en su discurso está notoriamente alterada. Representación y afecto se disocian y toman caminos diferentes, apareciendo el fenómeno alucinatorio (manifestación clara del narcicismo secundario), que recrea el momento mítico, primario de satisfacción.
2. En el caso de las melancolías: lo regresivo depende a su vez de una elección narcisística anterior de objeto, en donde él mismo y el sujeto ya aparecen como fusionados. Desaparecido el objeto, la enfermedad se muestra. Manifiestamente, tenemos entonces a un Objeto que ahora lo vemos formando parte claramente de un Sujeto, podríamos decir "materializado". El suicido aparece entonces como el triunfo de la Pulsión de Muerte, al igual que en el mito: se mata al objeto, pero el que realmente muere es el sujeto. Es decir que de alguna manera siempre ambos estuvieron muertos (jamás pudieron acceder a una diferencia que les abriera camino). Los autoreproches y la futilidad de la vida remiten a la decepción del narcicismo, que estaría mostrando la imposibilidad del goce pleno.
Narcicismo es negación, defensa originaria ante el desamparo, ante la menesterosidad. Es reclamo de completud, de autosuficiencia, de algo que colme la fisura por la cual el ser (el Deseo) se escapa y fluye sin tener en cuenta que este fluencia, este re-correr huellas en camino es lo que define al ser y al desear. Por un recogimiento, por un modo peculiar de encierro, el narcicismo se presenta como la posibilidad imposible de evitar el desvalimiento en que el otro nos deja, por la no coincidencia puntual entre lo que se reclama de ese otro, y lo que éste en realidad otorga.
El Narcicismo se toma a sí mismo como objeto de deseo; pues bien, la palabra Deseo, proviene del latín de-siderare, término de la lengua oracular que remite a su complementario con-siderare que significa: indagar auguralmente a una estrella; de-siderare por el contrario alude a una ausencia, una lamentación y una búsqueda.Narciso no busca en el afuera un complemento de su Deseo (sea este homo o heterosexual) porque hay una sub-versión patológica del Deseo, que deja de ser aquí búsqueda, motor de sustituciones, para convertirse en cristalización inmóvil que lleva (y en cierto modo ya es) a la muerte. Aquí la muerte triunfa en vida negando la ausencia y haciendo presente una forma de quietud de lo estático no perturbado por carencia alguna reconocida como tal sino, por el contrario, negada en la ficción cerrada y completante de un ser casi cósico, indicador de una totalización enmascaradora, último recurso al que se pide engaño, velando así a una muerte que nunca se quita los velos.
TRATAMIENTO
En el caso de otros trastornos de la personalidad, la terapia breve puede producir cambios permanentes. Sin embargo, la terapia breve no ha producido tales resultados en el caso del narcisismo. Por lo general, el primer tratamiento que se da es psicoterapia orientada a la comprensión interna; estas dos terapias tardan varios años en producir efectos visibles. La psicoterapia orientada a la comprensión interna, también conocida como terapia psicodinámica, intenta darle a la persona una mejor comprensión de sus problemas con la intención de que esto le permita modificar el comportamiento. La psicoterapia orientada a la comprensión interna analiza los aspectos de la personalidad e intenta relacionarlos con conflictos ocurridos durante la niñez. Al igual que con otros trastornos de la personalidad, la buena relación entre paciente y terapeuta es crucial para su funcionamiento efectivo. Los terapeutas tratan de empatizar con los sentimientos y decepciones de sus pacientes, lo cual motiva al paciente a desarrollar las mismas destrezas.
En realidad, Narciso y el Narcicismo en sí, no mueren nunca, y si es cierto que Eco perseguía a Narciso por valles y montañas incansablemente, así también, todo amor objetal posterior guardará algo así como el reflejo, la letanía, o el Eco de Narciso.

ESFERA PSICOLÓGICA.

TRASTORNO DE PERSONALIDAD...NARCISISMO

Como lo indica el nombre, las personas narcisistas se preocupan en exceso de sí mismas. Manifiestan un patrón de grandiosidad a través de la fantasía o de la conducta. Sus conocidos los describen como personas arrogantes y jactanciosas. Menos del 1% de la población sufre de este trastorno.
 
Grandiosidad
Las personas con este trastorno no sólo creen que son superiores a las demás sino que también se sienten especiales y excepcionalmente únicas. Piensan que tienen derecho a ser tratados de manera especial por ser quiénes son. Pueden envidiar a otras personas al tiempo que creen que otros los envidian a ellos. Pueden exagerar sus logros y talentos.
 
Necesidad de admiración
Las personas con este trastorno buscan constantemente la admiración, adulación y refuerzo de parte de los demás. Pueden ser ambiciosos, pero no ambicionan el éxito, sino la admiración y la fama.
 
Falta de empatía
Las personas con este trastorno tienen buenas destrezas sociales al comenzar las relaciones sociales. Pueden ser muy encantadoras con el fin de ganar la admiración de otras personas. Sin embargo, se concentran tanto en sí mismas que no logran sentir empatía por los demás.
 
Preocupación por lo fantástico
Las personas narcisistas sueñan frecuentemente con la fama y la fortuna.
 
Expectativas excesivamente altas
Cuando estas personas no logran alcanzar las metas que se han fijado a sí mismas, se sienten intensamente fracasadas, lo cual les produce a su vez sentimientos de vergüenza e inutilidad. En general, responden furiosamente a las críticas.

Clínicamente se presenta en toda psicopatología y normalidad, pero es detectado más claramente en las que Freud llamó en un primer momento "neurosis narcisísticas", fundamentalmente en las parafrenias (esquizofrenias) y en la melancolía. 

Alteraciones marcadas por un déficit en relación al Alter (Otro) simbólico, que es manifestada por lo que se denomina regresión, o sea una vuelta torsionada sobre lo anterior en estados que aparentemente fueran superados por el recorrido libidinal.

 1. En las esquizofrenias: se destaca la pérdida del interés por el mundo circundante, y en forma más evidente en los estados catatónicos, donde se dan en el marco de un mutismo: negativismo y abolición de la función de la palabra, generalmente acompañada de inhibición motora. Al acto regresivo, el sujeto torna todo su ser hacia una indefensión tal que le impide alimentarse por sus propios medios.
También pueden observarse ideas delirantes místicas o megalómanas, o bien eróticas, en donde los objetos ya no son recreados en la fantasía, sino "alucinados" en lo real. La posibilidad de anexar palabras en su discurso está notoriamente alterada. Representación y afecto se disocian y toman caminos diferentes, apareciendo el fenómeno alucinatorio (manifestación clara del narcicismo secundario), que recrea el momento mítico, primario de satisfacción.

2. En el caso de las melancolías: lo regresivo depende a su vez de una elección narcisística anterior de objeto, en donde él mismo y el sujeto ya aparecen como fusionados. Desaparecido el objeto, la enfermedad se muestra. Manifiestamente, tenemos entonces a un Objeto que ahora lo vemos formando parte claramente de un Sujeto, podríamos decir "materializado". El suicido aparece entonces como el triunfo de la Pulsión de Muerte, al igual que en el mito: se mata al objeto, pero el que realmente muere es el sujeto. Es decir que de alguna manera siempre ambos estuvieron muertos (jamás pudieron acceder a una diferencia que les abriera camino). Los autoreproches y la futilidad de la vida remiten a la decepción del narcicismo, que estaría mostrando la imposibilidad del goce pleno.

Narcicismo es negación, defensa originaria ante el desamparo, ante la menesterosidad. Es reclamo de completud, de autosuficiencia, de algo que colme la fisura por la cual el ser (el Deseo) se escapa y fluye sin tener en cuenta que este fluencia, este re-correr huellas en camino es lo que define al ser y al desear. Por un recogimiento, por un modo peculiar de encierro, el narcicismo se presenta como la posibilidad imposible de evitar el desvalimiento en que el otro nos deja, por la no coincidencia puntual entre lo que se reclama de ese otro, y lo que éste en realidad otorga.
El Narcicismo se toma a sí mismo como objeto de deseo; pues bien, la palabra Deseo, proviene del latín de-siderare, término de la lengua oracular que remite a su complementario con-siderare que significa: indagar auguralmente a una estrella; de-siderare por el contrario alude a una ausencia, una lamentación y una búsqueda.Narciso no busca en el afuera un complemento de su Deseo (sea este homo o heterosexual) porque hay una sub-versión patológica del Deseo, que deja de ser aquí búsqueda, motor de sustituciones, para convertirse en cristalización inmóvil que lleva (y en cierto modo ya es) a la muerte. Aquí la muerte triunfa en vida negando la ausencia y haciendo presente una forma de quietud de lo estático no perturbado por carencia alguna reconocida como tal sino, por el contrario, negada en la ficción cerrada y completante de un ser casi cósico, indicador de una totalización enmascaradora, último recurso al que se pide engaño, velando así a una muerte que nunca se quita los velos.

TRATAMIENTO

En el caso de otros trastornos de la personalidad, la terapia breve puede producir cambios permanentes. Sin embargo, la terapia breve no ha producido tales resultados en el caso del narcisismo. Por lo general, el primer tratamiento que se da es psicoterapia orientada a la comprensión interna; estas dos terapias tardan varios años en producir efectos visibles. La psicoterapia orientada a la comprensión interna, también conocida como terapia psicodinámica, intenta darle a la persona una mejor comprensión de sus problemas con la intención de que esto le permita modificar el comportamiento. La psicoterapia orientada a la comprensión interna analiza los aspectos de la personalidad e intenta relacionarlos con conflictos ocurridos durante la niñez. Al igual que con otros trastornos de la personalidad, la buena relación entre paciente y terapeuta es crucial para su funcionamiento efectivo. Los terapeutas tratan de empatizar con los sentimientos y decepciones de sus pacientes, lo cual motiva al paciente a desarrollar las mismas destrezas.
En realidad, Narciso y el Narcicismo en sí, no mueren nunca, y si es cierto que Eco perseguía a Narciso por valles y montañas incansablemente, así también, todo amor objetal posterior guardará algo así como el reflejo, la letanía, o el Eco de Narciso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

CONFERENCIA, "TU ESTILO DE VIDA Y TU FELICIDAD"

ABRE ESTOS VÍNCULOS Y TENDRÁS LA CONFERENCIA QUE DIÓ ORIGEN A ESTA PÁGINA

TEMA
CURSO PARA APRENDER A SER FELIZ.

Y AQUI TIENES LOS TIPS DE NUTRICIÓN COHERENTE QUE SE DIERON ESE MISMO DIA:

TU ESTILO DE VIDA Y TU FELICIDAD VAN DE LA MANO

TU ESTILO DE VIDA Y TU FELICIDAD VAN DE LA MANO
Abre este link y tendras la conferencia que dio origen a esta pagina. http://tuestilodevidaytufelicidad.blogspot.com/2014/10/conferencia-tu-estilo-de-vida-y-tu.html

¿QUE ENERGÍAS NOS NUTREN?

¿QUE ENERGÍAS NOS NUTREN?
TIPS DE NUTRICION. ABRE ESTE ENLACE Y OBTENDRAS EL VIDEO Y MATERIAL ESCRITO DE LA CONFERENCIA. http://tuestilodevidaytufelicidad.blogspot.com/2014/10/conferencia-aprender-ser-feliz.html